Hoy comenzamos una serie de artículos destinados a compartir las vivencias, opiniones y recomendaciones de los asociados de ASCOM frente a la crisis provocada por la pandemia del COVID-19, una situación excepcional que no solo impacta en nuestras organizaciones sino también en nuestra vida familiar.

Hemos querido comenzar esta serie compartiendo experiencias con  tres miembros de nuestra Junta Directiva, si bien en los próximos días, y mientras perdura esta excepcional situación, iremos conociendo las experiencias de compliance Officer y consultores que forman parte de nuestra asociación.

ASCOM es una organización que cuenta con mas de un millar de asociados, sede corporativa y una plantilla de personal que también ha tenido que adaptarse a las circunstancias. En este momento el mensaje que lanza su presidenta Sylvia Enseñat es que “en ASCOM estamos siguiendo las recomendaciones dadas por las autoridades sanitarias  y así lo seguiremos haciendo en los próximos días.

También  destaca que “todos los que trabajamos en ASCOM estamos haciendo teletrabajo y las reuniones se realizan por videoconferencia.”

Al mismo tiempo recuerda que “para facilitar la participación de todos nuestros socios que se encuentran en distintos lugares de la geografía nacional, los Grupos de Trabajo de ASCOM siempre se han celebrado tanto presencialmente como por videoconferencia, pero durante las próximas semanas lo haremos exclusivamente por este canal”.

El mensaje es claro “Procuraremos seguir con nuestra actividad en la medida de lo posible, pero poniendo siempre la prioridad en intentar prevenir la expansión del virus”.

Por su parte, José Zamarriego, vicepresidente de la asociación indica que “en mi organización se están tomando las mismas medidas que se han adoptado en la industria farmacéutica. Se está trabajando desde casa con plena efectividad”.

Zamarriego destaca que “Tenemos en nuestro ADN el principio de prevención y por ello hemos sido informados de las medidas preventivas ante esta situación excepcional, y en una primera fase reforzando la limpieza y evitando reuniones presenciales. Actualmente, todo se realiza en remoto y gracias a la tecnología, podemos acceder a las bases de datos importantes para trabajar sin que sea necesario estar físicamente presente en la oficina”.

Gloria Hernández, vocal de esta junta directiva y socio de finReg afronta esta nueva situación “Dentro de lo que permiten las circunstancias con normalidad. Dado que finReg somos una empresa de reciente creación, todos nuestros profesionales disponen de portátil, teléfono móvil y compartimos carpetas e información en la nube corporativa”.

Reconoce que desde esta perspectiva se facilita “sobremanera el poder teletrabajar desde casa como si estuviéramos en el despacho.  Disponemos además de herramientas colaborativas como Teams, chats , videos, etc, así que estamos en contacto continuo entre nosotros y con los clientes”.

En cuanto a los consejos o recomendaciones que se pueden difundir desde la función del compliance, la presidenta de ASCOM subraya que “nosotros creemos que las recomendaciones deben venir siempre y de forma exclusiva de las autoridades sanitarias. Hay que evitar divulgar noticias falsas, que no respondan a la realidad o que puedan llevar a la confusión. En momentos como el que estamos viviendo es sumamente importante mantener la responsabilidad individual y colectiva.”

Zamarriego revela que “en la gestión del compliance hay tres pilares fundamentales: prevención, detección y respuesta. Ahora, de una manera clarividente, estos pilares son los básicos para abordar esta situación potencialmente crítica y de efectos sobre todos los aspectos de nuestro quehacer personal y profesional muy importantes”.

A su juicio “se recomienda un análisis sereno de la situación y como toda acción debe estar motivada (mapa de riesgos) ponderando los beneficios versus los riesgos y en el caso que nos ocupa se está demostrando que el pilar determinante es la prevención y en esto hay una responsabilidad individual, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias”.

Para Hernández, su consejo tiene que ver con que “Los profesionales que trabajamos en el mundo del compliance (y en mi caso de la regulación financiera) debemos, en todas las circunstancias, recordar que hay que cumplir escrupulosamente las normas y recomendaciones….en este caso de las autoridades sanitarias en vez de las financieras, aunque estas últimas pronto nos emitirán a los participantes del mercado recomendaciones que de nuevo tendremos que estudiar y cumplir”.

Respecto  al impacto personal de una crisis sanitaria de este calado, Sylvia Enseñat destaca que “nosotros hemos decidido estar en casa el máximo tiempo posible, evitando salir a la calle y cumpliendo con las recomendaciones que se han dado”.

A su juicio “Creemos que lo sucedido en Italia y en otros países nos debe servir de lección y que todos debemos colaborar para que el virus se propague lo menos posible, o al menos de forma más lenta”.

Al mismo tiempo comenta que “en los próximos días mis hijos y yo estaremos en casa trabajando y estudiando desde aquí. Con la información de la que disponemos procuraremos aplicar el sentido común en una situación que es desconocida para todos”.

El vicepresidente de ASCOM confiesa que “personalmente  estoy viviendo esta crisis con serenidad y sobre todo ayudando en casa a no crear ni ansiedad ni alarmismo excesivo sino exponiendo a toda la familia la seriedad de la situación y de que estamos adoptando las medidas preventivas que están a nuestro alcance”.

José Zamarriego es partidario de que “debemos ser responsables y generar confianza a nuestro alrededor para ayudar a transitar por esta situación inédita. En casa, todos trabajando y estudiando en remoto, tratando de tener un horario y cierta disciplina. Esperamos también tener más convivencia familiar y para ello tenemos múltiples opciones, desde juegos de mesa hasta hacer sesiones de cine familiares”.

En opinión de Gloria Hernandez “la cultura de finReg es de orientación a resultados y de conciliación entre la vida personal y profesional (porque al final, aunque le pongamos dos nombres, vida solo hay una), por ello la mayor parte de los trabajadores ya estamos acostumbrados a teletrabajar lo que hace que el impacto sea menor”.

Y recuerda que “en mi caso ha coincidido que tengo una bebe de pocos meses y, a pesar de la inquietud que a todos nos causa esta situación, lo oriento desde el lado positivo y disfruto de estar en casa con ella”.

En cuanto al mensaje positivo  que se puede extraer personalmente de lo que está pasando, la presidenta de ASCOM reconoce que “no es fácil encontrar algo positivo en esta situación. Habrá muchas situaciones personales duras, familiares afectados y situaciones económicas complicadas que, por desgracia, posiblemente empeorarán en los próximos meses”.

También confía que “en esta crisis salga lo mejor de cada uno y que aumente la solidaridad entre todos. Posiblemente una consecuencia positiva de lo que está pasando- que nos ha roto de la noche a la mañana todas nuestras rutinas, agendas y compromisos- sea que nos ayude a focalizarnos en lo que realmente importa en la vida y a poner lo accesorio en un segundo lugar”.

Gloria Hernández señala que tras dicha crisis “se va a avanzar en el teletrabajo y esto es buena cosa porque en ocasiones en despachos y consultoras estaba asentado el “presencialismo” que es ya de una época pasada que no mejor…creo que en esto vamos a avanzar como país y sector de servicios”.