La crisis económica de 2008 puso de manifiesto la necesidad de revisar las políticas remunerativas de las entidades financieras para garantizar la transparencia y evitar conflictos de interés. Sobre estas políticas y las novedades asociadas a ellas habló Ricardo Plasencia, socio de DLA Piper, en una sesión especial ofrecida el pasado 10 de junio en el marco del ciclo online de compliance en el sector financiero ofrecido por la Asociación Española de Compliance (ASCOM).

El especialista en regulación financiera del despacho internacional impartió una conferencia que, bajo el título “Revisión de las políticas remunerativas en las entidades financieras: aplicaciones prácticas”, repasó este marco regulatorio teniendo en cuenta sus implicaciones para el cumplimiento normativo, donde este tema ha estado, según precisó, “un poco olvidado” por colindar con otras áreas como las de recursos humanos o fiscalidad.

Según explicó, el trabajo del área de compliance es vital en este proceso, en especial a la hora de identificar y actualizar anualmente los colectivos identificados o material risk takers, a los que se debe someter a políticas remunerativas más restringidas para evitar riesgos innecesarios y velar por el interés del cliente. En este colectivo, detalló Plasencia, estarían incluidos desde los altos cargos y los miembros del órgano de administración de una entidad hasta el personal de ventas de determinados productos, pasando por los propios responsables de las funciones de cumplimiento normativo, auditoría interna y gestión de riesgos.

El especialista insistió en que “las políticas de remuneración no se entienden aisladas, sino dentro de un sistema de gobierno corporativo que tiene que tener la entidad financiera”. Tener una estructura organizativa clara y contar con mecanismos de control interno, así como herramientas de gestión de riesgos, es fundamental para lograr que estas políticas funciones.

Durante la sesión, el experto hizo un repaso por los cambios normativos más importantes a este respecto, incidiendo en MIFID y en los paquetes CDR que se han lanzado en la UE desde el año 2010. Plasencia se detuvo especialmente en las normas relativas a las entidades de crédito y a las de servicios de inversión, que fijaron las primeras políticas de remuneración, siendo “las más detalladas y prolijas y las que van a ser objeto próximamente de cambios normativos”, comenzando con la trasposición, a finales de este año, de la norma CDR 5.

Las remuneraciones variables, un punto clave

El socio de DLA Piper dedicó una parte sustancial de la sesión a tratar las remuneraciones variables, ya que, según concretó, “una de las causas de la crisis financiera fueron las elevadas remuneraciones en el seno de estas entidades”, sobre todo “el problema de los bonos”.

Por esta razón, precisó, surgieron los llamados ‘bonus cap’ que, siempre teniendo en cuenta el principio de proporcionalidad, instauraron la obligación de que la remuneración variable no fuese superior al 100% de la remuneración fija en determinados sectores, no superando el 200% de ésta en ningún caso y prohibiendo los bonos garantizados.

Este tipo de políticas se han reforzado a raíz de la reciente pandemia del Covid-19. Según explicó Plasencia, el BCE recomendó a las entidades que no distribuyeran ningún dividendo hasta octubre de este año, un requisito que se podría extender hasta enero de 2021. “Lo lógico es que esto también tenga influencia en la no distribución de bonos”, resaltó.

Desde el punto de vista práctico, el experto concretó que estas políticas de remuneración han de evaluarse anualmente por parte del área de auditoría interna y presentarse “antes de que termine el primer semestre del siguiente ejercicio”; y recordó que, aunque “no existe la obligación como tal” de enviarle un listado actualizado de políticas al regulador, sí que conviene tenerlo a su disposición.

Formaciones de libre acceso sobre compliance

La formación dirigida por Plasencia formó parte de un ciclo de formación de cinco sesiones ofrecido de forma gratuita por ASCOM para profesionales de distintas áreas interesados en la relación entre el sector financiero y el cumplimiento normativo.

Desde que comenzó el estado de alarma por la crisis del Covid-19, ASCOM ha celebrado, con un gran éxito de aforo, diversas sesiones online de formación de acceso libre a las que se ha podido acceder de forma gratuita a través de plataformas de streaming. Además de analizar a fondo algunas novedades del mundo financiero, las sesiones también se han acercado a temas de actualidad como la revisión de los procedimientos sancionadores de la CNMV o los cambios asociados a la trasposición de la nueva ley de mediación de seguros.