Alain Casanovas, socio responsable de los servicios de Compliance en KPMG España y vocal de la Junta Directiva de ASCOM, será el ponente de estos tres primeros seminarios online que nuestra asociación pone en marcha en los próximos días: “son seminarios en abierto tanto para asociados como no asociados que aliviarán este confinamiento. En estos momentos debemos hacer un esfuerzo formativo en materia de compliance”

El primero de estos seminarios en streaming  tendrá lugar el próximo lunes para analizar cuáles son las tendencias de compliance que se observan en estos momentos “En el primero, abordamos el horizonte del compliance y hablaremos de las tendencias más avanzadas en esta materia. De esta forma, analizaremos con que temas o cuestiones enlaza en su desarrollo”.

A este respecto, Casanovas señala que “se estrecha la relación entre el compliance y las ciencias de la conducta. Compliance tiene mucho que ver con la cultura ética y cómo mejorar dicha forma de interpretar los negocios. Para ello, debemos saber qué afecta a la conducta individual de las personas y también a nivel colectivo. Es ahí donde tratamos temas de ciencias de la conducta que analizan este comportamiento individual y de grupo”.

Para este experto “conocer sobre esta materia es necesario para hacer una buena gestión del compliance, si el objetivo último es generar o mantener esa cultura ética. Por eso, hay que tener en cuenta conocimientos relacionados con las ciencias de las conductas en general y la psicología social en particular”.

También abordaremos como se “esta fusionando el compliance con las prácticas de buen gobierno corporativo. Ya se ve en España, a través de informaciones que se exigen a las sociedades cotizadas, como el buen gobierno de estas empresas está muy relacionado con las actividades de compliance. Se trata, al final, de que el compliance se integre en empresas que estén realizando buenas prácticas de gobierno corporativo”; destaca.

Otra tendencia que revela Alain Casanovas como anticipo a este seminario que impartirá este próximo lunes tiene que ver “con hacia dónde avanza el compliance respecto de la migración de lo que hasta la fecha se llamaban programas de cumplimiento, para transformarse en auténticos sistemas de gestión, fundamentales para enmarcar compliance dentro de los mecanismos de generación de confianza”

En este aspecto concreto “se trata de hablar de modalidades de certificación para que terceros independientes puedan de alguna forma acreditar las bondades de los modelos de compliance de forma externa a las empresas”. Y recuerda que los estándares más modernos de compliance operan en su mayoría como sistemas de gestión, aunque no utilicen esta nomenclatura.

En cuanto al segundo seminario que tendrá lugar el día 6 de abril, también en formato webinar,  se centrará en los procedimientos de diligencia debida. “Estos procedimientos son una parte clave de los modelos de compliance. A nivel interno, suponen controlar qué personas se incorporan o promocionan a puestos de responsabilidad en las organizaciones. A nivel externo, analizar qué socios de negocio son los adecuados para mantener vínculos con ellos”. Estos último, subraya Casanovas, “no sólo pueden trasladar un daño a la reputación de la organización sino también responsabilidades de orden legal. Una gran parte de infracciones graves de compliance se cometen a través de terceros.”

En este seminario “trataremos cuáles son los procedimientos de diligencia debida en las organizaciones, tanto a nivel interno como externo, ya que tienen distintos niveles. Es fundamental para cualquier modelo de compliance robusto. Creemos que es un tema para debate muy interesante de resaltar”.

Por último, la sesión tercera que tendrá lugar el próximo 8 de abril, también vía streaming, se centrará en los cometidos del compliance officer: “en muchas ocasiones nos encontramos con profesionales que han sido designados para ese cargo. Es muy importante que sepan desde el principio qué se espera de su trabajo a nivel de cumplimiento. Es muy importante que conozcan las expectativas depositadas en ellos, que les pueden reportar sorpresas e incluso responsabilidades”. Casanovas recuerda que “es importante que la organización le deje claro a su compliance officer lo que tiene que hacer, para que ejecute sus tareas con diligencia y dentro del marco de los roles habituales de esta función”.

Para este experto, “es muy importante que el compliance officer sepa lo que tiene que hacer a nivel de actividades que tiene que realizar y supervisar. Los textos internacionales de compliance que existen, recogen los mínimos, a nivel de actividad, que estos profesionales tienen que desarrollar en sus puestos de trabajo.”

Sobre las obligaciones que tiene en la actualidad el compliance officer, Casanovas indica que “no creo que haya muchas más obligaciones ahora que en el 2017 cuando ASCOM publicó el Libro Blanco sobre la Función de Compliance. Hay mayor conciencia de ello, por todo lo que supone ser compliance officer en cualquier organización. Al mismo tiempo se ha incrementado la intensidad y extensión de sus actividades. No es un trabajo marginal y sí verdaderamente sustancial en cualquier entidad”.

Junto con ello, esta asociación vuelve a promocionar una serie de videos  https://bit.ly/2UzHxwC  que hace un año colgó de su web para ayudar a la función de compliance, donde también Casanovas es uno de los promotores: “ Se trata de que el compliance officer disponga de herramientas herramientas que le ayuden a realizar su trabajo de formación interna a colectivos diversos acerca de las cuestiones clave de compliance.”

Para este experto “es evidente que el papel del compliance officer es fundamental en cualquier entidad. Y que tanto a nivel personal como corporativo, disponga de herramientas que le faciliten sus labores de formación. Un trabajo que redundará en el buen gobierno de la empresa y en evitar cualquier conflicto que merme su reputación”.