Blog

¡Societas delinquere non potest!

Escrito por Jesús Moya, socio de Law Center Madrid Abogados y socio de ASCOM

De la Teoría de la Ficción de SAVIGNY a la Teoría de la Realidad de GIERKE. Si para el primero era imposible llevar a la práctica la igualdad de trato entre personas físicas y personas jurídicas sin transgredir la identificación del condenado y del delincuente, para el segundo, no existe ningún obstáculo que nos impida la equiparación. El hecho de que las personas jurídicas estén integradas por personas físicas es razón suficiente para ostentar la capacidad de actuar en su nombre propio y con autonomía y libertad en vida jurídica.