A lo largo de este año, Sylvia Enseñat, en representación de ASCOM tiene el honor de presidir la International Federation of Compliance Associations (IFCA), la única federación internacional de asociaciones de Compliance que existe, de la que formamos parte asociaciones de distintos países del mundo.

En el marco de las actuaciones de IFCA para este año, se ha decidido celebrar el I IFCA International Compliance Congress un congreso en el que participaremos todas las asociaciones miembros de IFCA y que se celebrará de forma virtual en la semana del 16 al 20 de noviembre de 2020.

Se trata de un evento de gran importancia, ya que va a ser el primer congreso internacional organizado de forma conjunta por las principales asociaciones de compliance del mundo: AAEC (Argentina), ACIEC (Colombia), ACOI (Ireland), APEC (Peru), ASCOM (Spain), CIN (Nigeria), CISA (South Africa), ECI (USA), ECS (Switzerland), GRCi (Australia), KFCF (South Korea), NAC (Rusia).

“El hecho de contar con la visión y la aportación de asociaciones de Compliance de los cinco continentes le dota a este congreso de un valor único, que estamos seguros de que os va a resultar de gran interés”, explica la presidenta de ASCOM.

Este año, este evento internacional sustituye el el Día del Compliance Officer, programado para el próximo 19 de noviembre en Madrid por el I IFCA International Compliance Congress.

“Estamos ante la oportunidad de asistir a un evento único en el mundo”, explica en esta entrevista donde analiza el papel de la IFCA, en el entorno del compliance internacional

¿Qué supone para ASCOM presidir este año la IFCA; federación de asociaciones de expertos en compliance de los cinco continentes, ahora que esta organización internacional cumple 10 años?

Para ASCOM supone un gran honor y una gran responsabilidad, ya que IFCA está en un momento de expansión y de consolidación muy importante y las acciones que hagamos en estos dos años van a ser esenciales para su desarrollo futuro.

ASCOM se integró hace cinco años en IFCA ¿Qué balance hace de dicha integración en ese periodo de tiempo y cómo puede evolucionar dicha relación profesional?

Efectivamente, ASCOM es miembro de IFCA desde enero de 2015, ya que nos integramos en esta federación internacional a los pocos meses de haber constituido ASCOM. En estos cinco años IFCA ha experimentado cambios importantes: ha aumentado sustancialmente el número de asociaciones miembro, ha incrementado sus actividades y ha profesionalizado su organización.

IFCA es un paraguas internacional al que en ASCOM le damos muchísima importancia, ya que nos permite estar conectados con colegas de los cinco continentes, compartir mejores prácticas e influir en la esfera internacional. En un futuro próximo nuestra intención es seguir colaborando para que IFCA siga creciendo y robusteciéndose.

¿Qué objetivos se ha marcado usted este año en esta presidencia de IFCA para desarrollar a lo largo del 2020?

El objetivo más importante es la organización del I IFCA International Compliance Congress, un congreso internacional en el que participaremos todas las asociaciones miembros de IFCA y que se celebrará de forma virtual en la semana del 16 al 20 de noviembre de 2020.

Se trata de un evento de gran importancia, ya que va a ser el primer congreso internacional organizado de forma conjunta por las principales asociaciones de compliance del mundo: AAEC (Argentina), ACIEC (Colombia), ACOI (Ireland), APEC (Peru), ASCOM (Spain), CIN (Nigeria), CISA (South Africa), ECI (USA), ECS (Switzerland), GRCi (Australia), KFCF (South Korea), NAC (Rusia).

El hecho de contar con la visión y la aportación de asociaciones de Compliance de los cinco continentes le dota a este congreso de un valor único.

Ya en el 2018, ASCOM fue anfitriona de la reunión de la Junta Directiva de IFCA en España ¿Qué recuerda de esa experiencia profesional?

Es cierto, en el año 2018 la reunión anual que hacemos de forma presencial tuvo lugar en Madrid. La sede de esta reunión anual va rotando por cada uno de los países que están representados en IFCA y siempre es una ocasión muy especial para reunirnos y debatir en detalle muchas cuestiones de nuestra profesión de la vida de IFCA.

Para nosotros fue un honor ser los anfitriones en esa ocasión y, además, en esa misma semana nuestros colegas participaron en el Día del Compliance Officer 2018, en un interesantísimo panel en el que se dio una visión internacional de la función. Tenemos un magnífico recuerdo de esa jornada.

¿Cómo está influyendo la crisis del coronavirus en las relaciones entre los socios de la IFCA a lo largo de estos meses de pandemia?

La verdad es que en este caso la crisis del coronavirus no está afectando, de momento, ya que nuestras reuniones anuales se celebran por videoconferencia, excepto la que hacemos habitualmente a fin de año que si es presencial.

Este año la íbamos a celebrar en Australia, pero posiblemente tengamos que suspenderla ante la imposibilidad de viajar. En todo caso, vamos a celebrar de forma virtual el I IFCA International Compliance Congress en esas fechas, lo cual nos permitirá estar en estrecho contacto con nuestros colegas de todo el mundo.

¿Hay una problemática similar entre los compliance officer españoles y los de otros países del mundo por lo visto en las relaciones ASCOM e IFCA?

La función de Compliance es exactamente igual en todo el mundo, realiza sus actividades con la misma metodología y herramientas y, por consecuencia, generalmente tiene los mismos problemas y preocupaciones en todos los países.

Las únicas diferencias suelen ser de carácter cultural, pero lo esencial es, me atrevería a decir, exactamente igual. Por eso es tan enriquecedor y tan importante pertenecer a una federación internacional como IFCA, porque nos permite compartir muchas cuestiones y enriquecernos mutuamente con las aportaciones de todos.

¿Cómo debe afrontarse la regulación de la figura del compliance officer?  ¿Será posible lograr una homologación a nivel internacional o se debe hacer país a país?

Como he indicado antes, la función de compliance tiene exactamente las mismas características en todo el mundo. Cualquier regulación de la función de compliance, por tanto, posiblemente tendría un esquema similar en cualquier país del mundo, pero los entornos legislativos son siempre nacionales y, en el caso de la Unión Europea, de ámbito europeo.

Por ello, cualquier normativa que se quisiera aprobar tendría que hacerse en cada país individualmente o a nivel europeo. No obstante, ya existen estándares internacionales (como la norma ISO 19600 o la futura norma ISO 37301) en los que han sido consensuados a nivel internacional los principales elementos de un sistema de gestión de compliance y, en particular, de la función de compliance.

¿Hacia donde va a evolucionar IFCA en el futuro y cómo cree que su desarrollo puede afectar de alguna forma a la expansión de ASCOM como asociación profesional?

Como he comentado antes, IFCA se encuentra en un momento muy importante de su pequeña historia. Desde su constitución en 2010, con cuatro asociaciones como miembros fundadores, hasta ahora, en la que estamos presentes doce asociaciones con representación en quince países de los cinco continentes, ha crecido en número de miembros y en actividad.

Mi convicción es que IFCA tiene un enorme potencial y que en los próximos meses y años veremos como crece aún más sustancialmente y cómo se consolida como un referente mundial para los profesionales de compliance.