No podemos perder de vista la futura norma ISO 37301 que será un gran paraguas de gestión del cumplimiento”.

EQA (European Quality Assurance) es una entidad certificadora acreditada por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación), con más de veinte años de trayectoria en el mercado nacional.

Desde sus orígenes siempre ha centrado su actividad en las auditorías de tercera parte, orientando su estrategia hacia la calidad de servicio al cliente, la innovación y la capacidad técnica como principales puntos de apoyo.

En esta oportunidad, es Ignacio Martinez, director general de esta entidad, quien explica el momento que vive esta compañía muy involucrada al compliance.

“El papel de las entidades de certificación cada vez es más relevante para transmitir confianza a la administración pública, a las relaciones empresariales y al usuario final. EQA lleva tiempo apostando por ofrecer un abanico de servicios relacionados con aspectos ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) y en esta estrategia las actividades relacionados con Compliance tienen un papel protagonista”; aclara.

Hay que recordar que Sylvia Enseñat, presidenta de ASCOM, e Ignacio Martínez, Director General de EQA, firmaron en noviembre del 2017 un acuerdo de colaboración con el objetivo de fomentar la difusión y conocimiento en el campo de Compliance.

Gracias a este acuerdo, EQA apoyará a ASCOM para que la asociación pueda llevar a cabo sus actividades y ser patrocinador en alguna de ellas como es el Dia del Compliance Officer, entre otras iniciativas

¿Podría explicarnos brevemente que actividades está realizando su compañía para mitigar la crisis sanitaria del coronavirus?

Desde el punto de vista sanitario desde el primer momento estamos actuando bajo el principio de prudencia. Fuimos de las primeras empresas en tener un caso de coronavirus entre nuestros trabajadores cuando apenas había cincuenta contagios en España. Nuestra actuación se basó en tres ejes: transparencia, prevención y agilidad.

En pocas horas habíamos informado a Salud Pública, a otras empresas afectadas, enviado a casa a todos los trabajadores y puestos en marcha protocolos de desinfección y continuidad de negocio.

¿Qué papel está jugando el teletrabajo en estos momentos?

Clave. Por lo que he comentado antes, en EQA estamos teletrabajando desde primeros de marzo, mucho antes del decreto de estado de alarma. El teletrabajo se centra en dos actuaciones: la relacionada con actividades que tradicionalmente se hacen en oficina y la prestación de servicios de certificación, inspección y verificación que realizamos en las instalaciones del cliente.

Con respecto a la primera ya teníamos experiencia teletrabajando y esto ha supuesto dar un paso o dos más hacia adelante. Con respecto a la segunda, desde los organismos que vigilan nuestra actividad se han establecido guías y recomendaciones que, en la mayoría de los casos, nos están permitiendo realizar auditorías utilizando técnicas en remoto manteniendo el nivel de confianza en los certificados emitidos.

¿De qué forma va a evolucionar su empresa tras la salida de esta crisis sanitaria?

Es difícil de prever dada la enorme incertidumbre que existe en cómo y cuánto va a impactar esta crisis en la economía y en los hábitos de la sociedad. Si considero que nos ayudará estar en un sector privilegiado ya que la evaluación que realiza una tercera parte independiente cada vez tiene más importancia para las distintas partes interesadas.

En este concepto entra tanto las características que pueda tener un producto sanitario como la confianza en la distribución de fondos para inversiones sostenibles o sociales. Obviamente el Compliance es un pilar básico a la hora de transmitir confianza a los usuarios.

¿Qué eventos relacionados con el compliance prepara su compañía?

En todo este tiempo hemos mantenido nuestros webinars mensuales abordando distintos temas relacionados con Compliance. El último hace unos días reflexionando sobre el impacto del Compliance en la Continuidad de Negocio, que tuvo una gran acogida.

Así mismo, hemos tenido la oportunidad de poder seguir realizando auditorías de Compliance penal, tributario y antisoborno utilizando técnicas en remoto. Poco a poco se irá volviendo a la normalidad y en ese momento demostrar el compromiso de la organización con el cumplimiento será crítico en un mercado cada vez más competitivo.

Teníamos pensado un evento importante para hablar de la evolución de los sistemas de gestión de compliance para el mes de septiembre que estamos intentando reconvertir a la realidad de manejamos ahora.

¿Cómo está viendo la actividad de ASCOM en estas semanas de confinamiento?

Desde mi punto de vista, siguiendo las premisas que nos hemos marcado la mayoría de las empresas: primero atender la crisis sanitaria e inmediatamente después poner en marcha mecanismos para activar la economía.

Celebramos las iniciativas que en estas semanas ha tenido ASCOM de difusión y divulgación para impulsar diversos aspectos relacionados con Compliance.

¿Cómo cree que pueden evolucionar los programas de compliance tras la salida de la crisis del coronavirus?

Vemos un punto muy relevante en la implicación que tiene Compliance en los sistemas de gestión de continuidad de negocio. Ahora hemos visto que no estar preparados para una crisis sanitaria puede poner en jaque a nuestras empresas, pero no es menos relevante el impacto que puede tener la pérdida de credibilidad o imposición de sanciones por no cumplir las normas.

Además, no podemos perder de vista la futura norma ISO 37301 que será un gran paraguas de gestión del cumplimiento. Desde hace años venimos hablando de la necesidad de tener este soporte que a través de la integración invite a la eficiencia de los distintos sistemas de gestión.

¿Qué nuevas competencias surgen al compliance officer en este nuevo entorno?

Entendemos que sigue ampliándose la visión holística de la función de Compliance. Debe ser un perfil versátil capaz de entender cada una de las realidades de la organización y contar con un panel de expertos dentro de la compañía que le ayude a tomar las mejores decisiones. Un día tienes que ser experto en prácticas anti soborno y otro en protocolos de seguridad y salud del teletrabajo, sin que necesariamente estén reñidos.

En definitiva, el compliance ha llegado para quedarse en nuestras empresas y entiendo que el compromiso de EQA es seguir ofreciendo asesoramiento y productos…

Así es. Resumiendo todo lo anterior, el papel de las entidades de certificación cada vez es más relevante para transmitir confianza a la administración pública, a las relaciones empresariales y al usuario final. EQA lleva tiempo apostando por ofrecer un abanico de servicios relacionados con aspectos ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) y en esta estrategia las actividades relacionados con Compliance tienen un papel protagonista.