Esta compañía cumple los requisitos establecidos en la norma UNE 19602

Iberdrola se ha convertido en la primera compañía española en obtener el certificado de AENOR a su Sistema de Gestión de Compliance Tributario conforme a los requisitos establecidos en la norma UNE 19602.

Dicha certificación, alineada con la norma española y con las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se centra en el establecimiento y supervisión de políticas y estrategias fiscales, de las directrices básicas para su gestión y de las decisiones sobre asuntos con relevancia estratégica, así como en el diseño del sistema de gestión y control fiscal del Grupo Iberdrola.

El CEO de AENOR, Rafael García Meiro, hizo entrega esta mañana del certificado al presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en el transcurso de un acto celebrado en las oficinas de la compañía en Madrid.

Galán señaló que “es un honor ser la primera compañía española en recibir este certificado, que ratifica el papel de Iberdrola como referente en materia de gobierno corporativo, de buenas prácticas tributarias manteniendo una cultura de cumplimiento responsable y de transparencia en el ámbito de la información fiscal”.

Iberdrola es un líder energético global, el primer productor eólico y una de las mayores compañías eléctricas por capitalización bursátil del mundo. El grupo suministra energía a cerca de 100 millones de personas en decenas de países como España, Reino Unido (ScottishPower), Estados Unidos (AVANGRID), Brasil (Neoenergia), México, Alemania, Portugal, Italia o Francia. Con una plantilla de unas 34.000 personas y unos activos superiores a 113.000 millones de euros, obtuvo una facturación de 35.075,9 millones de euros y un beneficio neto de 3.014 millones de euros en 2018.

Esta compañía española lidera la transición energética hacia un modelo sostenible a través de sus inversiones en energías renovables, redes inteligentes, almacenamiento de energía a gran escala y transformación digital para ofrecer los más avanzados productos y servicios a sus clientes. Gracias a su apuesta por las energías limpias, es una de las compañías con menores emisiones y un referente internacional por su contribución a la lucha contra el cambio climático y a la sostenibilidad.

Por su parte, García Meiro apuntó que “Iberdrola viene demostrando un compromiso eficaz y positivo con los valores compartidos por la sociedad. Nuestros auditores comprueban su trabajo serio y riguroso en numerosos campos y es un orgullo que nuestros sellos añadan confianza sobre la labor de Iberdrola ante todos sus grupos de interés”.

La norma española UNE 19602, relacionada con los Sistemas de Gestión de Compliance Tributario, fue aprobada en febrero de este año para dar respuesta a la progresiva relevancia de la responsabilidad social corporativa y teniendo en consideración que el grado de cumplimiento de las obligaciones tributarias se contempla como uno de los principales riesgos que afectan a todas las organizaciones.

Esta norma define unos requisitos y unas recomendaciones de compliance tributario. Así, ayuda a las empresas a implementar un sistema de gestión que facilite la identificación, prevención y detección de riesgos fiscales, con el fin de evitar o mitigar liquidaciones complementarias, sanciones o delitos contra la Hacienda Pública y, en el caso de que ocurran, se creen mecanismos de control y mitigación.

Asimismo, la norma UNE 19602 facilita la transparencia frente a la administración tributaria y un cumplimiento ético de la organización respecto a sus relaciones con la administración pública, tanto estatal como autonómica y local.

Compliance y pymes

La vinculación de Iberdrola al mundo del cumplimiento normativo es estrecha. La Asociación Española de Compliance (ASCOM) e Iberdrola suscribieron hace un año un acuerdo de colaboración por el que ambas entidades pondrán en marcha el I Programa para el desarrollo de sistemas de Compliance.

Esta iniciativa tiene como objetivo extender a pequeñas y medianas empresas (pymes) y organismos públicos las mejores prácticas de prevención del fraude y la corrupción, que Iberdrola ya aplica a través de su Sistema de cumplimiento.

El programa estará liderado por expertos cualificados y permitirá a pymes y entidades públicas sentar las bases para implementar sus sistemas de compliance, promoviendo su certificación externa conforme a la norma UNE 19601.

Iberdrola y ASCOM impulsan esta iniciativa convencidas de que el desarrollo de prácticas de cumplimiento se ha convertido en un requisito prácticamente imprescindible en el mundo empresarial y, por tanto, en un factor de competitividad.

La formación se impartirá con contenidos teóricos y prácticos. Los participantes, además de asistir a sesiones presenciales en grupo, tendrán también sesiones prácticas individuales, en las que irán avanzando en la elaboración de su propio plan de cumplimiento.

A lo largo del primer año, la iniciativa se llevó a cabo en tres comunidades autónomas: País Vasco, Navarra y la Comunidad Valenciana. Asimismo, habrán participado en este primer año unas 30 organizaciones y que el programa se amplíe en próximas ediciones, tanto en número de participantes como en regiones.