Las finanzas sostenibles no son una moda ni una tendencia pasajera: son una filosofía empresarial que ha llegado para quedarse. Es una de las principales conclusiones que se extrajeron de la conferencia que Otilia García-Rivero, asesora experta en cumplimiento normativo y sostenibilidad, impartió el pasado 12 de junio en el marco del ciclo online de compliance en el sector financiero ofrecido por la Asociación Española de Compliance (ASCOM).

Bajo el título ‘Compliance e iniciativas de finanzas sostenibles’, la también especialista en estrategia y transformación de negocio destacó que la sostenibilidad es “un cambio estructural” que “requiere la atención de compliance” y que poco a poco se está definiendo en normas que consolidarán su presencia en los valores de las entidades y compañías de servicios financieros. Por ello, desde el cumplimiento normativo será fundamental “evaluar e incorporar todos estos cambios normativos”, como el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética que se está tramitando en nuestro país, o todas las novedades asociadas al ‘European Green Deal’ por el que está abogando la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Van Der Leyen, para convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro en 2050.

Durante esta formación de una hora, García-Rivero hizo un repaso de las iniciativas legislativas y empresariales más recientes relacionadas con la sostenibilidad. Según precisó, la sostenibilidad “no es un concepto jurídico indeterminado”, sino un valor que “está en el ADN de la UE desde prácticamente su origen” y que ahora se está concretando en normas específicas en torno a las cuales hay una actividad “vertiginosa”.

Todas estas novedades legislativas tendrán su impacto en las obligaciones financieras específicas de las empresas de servicios o productos financieros, así como en el modo en el que éstas gestionan sus procesos de toma de decisiones, en los que cada vez es más relevante el peso de los factores ASG; unos factores (ambientales, sociales y de gobierno) que han saltado la barrera de la inversión socialmente responsable para convertirse en “la base de los nuevos modelos de gobierno corporativo e inversión”. Tanto es así que, como apuntó García-Rivero, la propia CNMV ya los incluye en sus procesos de identificación de productos y servicios sostenibles.

Las consecuencias para la función de cumplimiento

Aunque el mercado “es todavía muy pequeño”, la evolución hacia unos modelos en los que las finanzas sostenibles cobrarán protagonismo afectará de lleno a la función de compliance, que deberá trabajar en la reforma de principios, políticas y estructuras de gobierno corporativo, así como en modificar la visión, criterios y estrategias que se han utilizado hasta ahora por otros más sostenibles.

“Esto va a afectar a la mayoría de empresas en mayor o menor medida, y por ello es obligación de compliance tenerlo en cuenta, asesorar y controlar la conformidad con estos valores, principios y normas, tanto a nivel externo como interno”, aseguró la experta.

Entre los problemas asociados a la elaboración de nuevas estrategias de finanzas sostenibles, García-Rivero destacó la importancia de considerar los riesgos emergentes relacionados con la sostenibilidad (de los que compliance podría hacerse cargo si se atiende a las recientes recomendaciones de la normativa MiFID), y del riesgo de que estos cambios sólo afecten a la estrategia empresarial y no a toda la cadena de valor.

“El gobierno corporativo, en el sentido más amplio, es la base fundamental sin la cual no hay sostenibilidad”, concluyó la especialista.

Formaciones de libre acceso sobre compliance

La conferencia impartida por García-Rivero formó parte de un ciclo de formación de cinco sesiones ofrecido de forma gratuita por ASCOM para profesionales de distintas áreas interesados en la relación entre el sector financiero y el cumplimiento normativo.

Desde que comenzó el estado de alarma por la pandemia del Covid-19, ASCOM ha celebrado, con un gran éxito de aforo, diversas sesiones online de formación de acceso libre a las que se ha podido acceder de forma gratuita a través de plataformas de streaming. Además de tratar las finanzas sostenibles, estas sesiones también se han acercado a temas de actualidad como la revisión de los procedimientos sancionadores de la CNMV o las últimas novedades relativas a MiFID II.